sobre_mi2.jpg
 

Mi nombre es Luz

Aquí estoy, pensando… intentando sentir qué escribir sobre mí. Qué difícil es hablar sobre uno mismo, sobre todo si intentas no utilizar las etiquetas que siempre te han definido. Mejor, voy a comenzar diciendo lo que se dice de mí…

Se dice de mí, que transmito mucha paz y mucha luz. Esa paz y esa luz de la que hablan, la puedo sentir dentro de mí, pero tengo que decir que no siempre fue así.

Siento que en mí, se ha producido una transformación.

No quiero contar mi vida, porque no quiero aburrir a las piedras ;) pero sí que voy a hablar de cosas y momentos clave que siento que han marcado mi camino.

 

¿De dónde vengo?

Durante mi camino, he realizado un largo recorrido buscando un sentido a mi vida.

En mi vida de antes, recuerdo que sentía una tristeza en mi interior que no sabía de dónde venía. Vivía intentando controlar todo a mí alrededor, lo que me creaba una gran ansiedad y estrés. Mi mente estaba llena de pensamientos negativos y muy desconcentrada y esto me causaba mucha intranquilidad. Mi mundo emocional era como una montaña rusa, unos días estaba muy arriba y otros días caía en picado hasta un lugar muy profundo de sufrimiento. 

 

Sentía que todo a mi alrededor marchaba mal, mis relaciones de pareja no funcionaban, no era feliz con mi vida profesional, la relación con mis padres empezó a resentirse…

banners-arboles_pensativa.jpg
 

Con el paso del tiempo, estas sensaciones se fueron ampliando hasta que llegó un momento que toqué fondo. Me sentía desconectada de mí misma, no lograba encontrar un equilibrio en mi vida y sentía un gran malestar en mi interior que no sabía de dónde procedía. Sentí en el fondo de mí, que necesitaba realizar un cambio.
 

Fue entonces, y desde una llamada interior, que comencé a practicar Yoga y Meditación y esa tensión y estrés que me producía tanto mi mente como mis emociones se fue calmando. Con la ayuda de estas técnicas, comencé a ver con claridad que no había estado teniendo en cuenta lo más importante de mi vida, a mí misma.
 

Hoy mirando hacia atrás, me doy cuenta que todo lo que me ocurría tenía el mismo origen, lo desconectada que estaba de mí misma.

 

Y así fue como empecé a trabajar en su solución... 

banners-arboles_dark.jpg
 

Empecé a conectarme con mi cuerpo, con sus mensajes, con mi mente, con mis emociones y fui traspasando todo esto, hasta volver a conectar con mi verdadera esencia, esa que había ido tapando desde mi infancia para proteger mi sensibilidad y adaptarme al mundo que me rodeaba. Paradojas de la vida, ahora siento que mi sensibilidad es mi gran fortaleza. Con ansia, deseo conectar cada vez más (en ello estoy) con esa alta sensibilidad que me caracteriza, que ahora sí que sé gestionar y que me permite vivir la vida disfrutando con gran intensidad de todo lo que acontece en ella. Amo profundamente mi sensibilidad, me permite conectarme a mi verdadera esencia y desde ahí, a las demás personas que me rodean.

 

Hoy sé que todo es cuestión de conexión

Conexión con nuestro cuerpo, sentir la TIERRA y abrazar su esencia.

Conexión con nuestras emociones, sentir el AGUA y sanar nuestro mundo interior.

Conexión con nuestro poder interior, sentir el FUEGO y conocer lo que verdaderamente somos.

Conexión con nuestra mente, sentir el AIRE y poder manifestar la vida que deseamos.
 

Gracias a todo este aprendizaje, hoy en día siento la llamada a compartir con los demás mi conocimiento y mi experiencia y de esta forma poder ayudar a que otras personas conecten con esa PAZ y esa LUZ que todos llevamos en nuestro interior.

 

¿A dónde voy?

Después de todo esto, solo queda hablar de mi misión. Mi misión sagrada.

He creado este proyecto, Mujer con Alma, porque siento que la mujer es un Pilar fundamental en la sociedad. Siento que la mujer de hoy está muy desconectada de su esencia y mi intención es que cada vez seamos más las mujeres que volvamos la mirada hacia nuestro interior y desde ahí, conectemos con nuestro poder y lo compartamos con el mundo, para hacer de él un sitio mejor.

Mi misión es construir un mundo más consciente. Con este proyecto pretendo que la mujer se empodere, conecte con su esencia, con su alma y desde este lugar pueda crear la vida que quiere, sintiéndose libre y auténtica. Dirigir este proyecto me hace sentir realizada, independiente y me permite crear y vivir la vida bajo mis propios valores.

 
 
quiensoy.png

Ahora, desde este punto, puedo hablar un poco más de mí misma, de la mujer que soy hoy, después de todo este recorrido.

 
  • Me considero una mujer valiente y decidida. Muy conectada a mi intuición y muy dedicada a mi propósito.
     
  • Me encanta la naturaleza, en su estado más salvaje. Las montañas, los árboles, las flores, el mar… me gusta respirar aire puro, amo los animales y se me abre el corazón cuando contemplo a los pájaros en su vuelo libre.
     
  • Cuando miro a la Luna me quedo hechizada, me encanta su belleza, su luz y su esencia.
     
  • Me encanta el amanecer, sentir ese frescor único, poder respirarlo. Escuchar a los pájaros cantar llenos de alegría y felicidad, me transporta hasta el cielo.
     
  • Me gusta danzar, moverme sin límites, a mi ritmo, dejarme llevar, fluir con la música, me hace sentir que estoy viva, me permite conectar con mis alas.
     
  • No me gusta ver las noticias, ¡sí, esa soy yo!, la que no se entera de nada “importante” que pasa en el mundo (ahora mismo siento como muchos dedos acusadores me señalan). Prefiero nutrir mi mente con información que me aporte bienestar y que me permita crecer y crear.
     
  • Amo profundamente los libros (en otro vida debí ser una rata de biblioteca o algo asíJ). Me encantan las librerías, pasaría horas y horas observando, leyendo, tocando y oliendo los libros. Es una de mis pasiones.
     
  • No me gusta la política, diría que la detesto para ser exactos (vuelvo a sentir esos dedos señalándome)

  • Me apasiona el desarrollo personal y espiritual. Me gusta el Yoga, la meditación, el Reiki, los chakras, las piedras preciosas, las cartas del tarot, las velas, los inciensos, los cuatro elementos, la magia…
     
  • La cocina, no es la parte de la casa que más me guste. No me gustan los platos demasiado elaborados, prefiero la sencillez y el alimento lo más natural posible.
     
  • Me apasionan los tambores. Su sonido, su vibración, su tacto, su esencia. Me hacen conectarme conmigo de una forma muy profunda. Me encanta tocarlos, escucharlos y danzar sus ritmos. Me conectan con la Tierra y con la inmensidad del Universo.
     
  • Me siento una mujer poderosa y la energía de las Diosas me acompañan. Puedo sentirlas cerca de mí, siento su protección, su ayuda y su guía de una forma muy profunda.
     
  • Disfruto mucho de una buena conversación. Me encanta la profundidad del ser humano, conocer cómo es, cómo piensa y cómo siente la vida. Cada día valoro más la amistad, es un reflejo más de mí misma que me permite conocerme mejor, pienso que siempre hay algo que aprender del que tienes en frente.
     
  • Amo profundamente a mi hija Salma, es una bendición, un regalo del cielo, es mi alegría, es mi gran maestra de vida.
 
 
 
 

Ayudo a las mujeres a conectar con su Alma

Soy profesora de Yoga, Terapeuta de Reiki y Quiromasajista.
Siento que todo es energía y por este motivo trabajo con ella.

rosa.png